Hispalensis, un gran desconocido.

Se trata de Juan Navarro, apodado el Hispalensis. Su apelativo es debido a que nació en la provincia de Sevilla, concretamente en la población de Marchena. Juan Navarro fue un gran compositor y maestro de capilla, el cual ejerció durante el siglo XVI con gran relevancia y trato en lo que respecta a las grandes figuras de la música renacentista. Hispalensis fue el primer maestro del afamado Tomás Luis de Victoría, genio de la polifonía y un referente en el mundo. Ávila sería el lugar de unión de Hispalensis y Tomas Luis de Victoria. Antes de centrarnos en esta unión abulense, debemos conocer mejor la figura de Juan Navarro.

Transcripción de fragmento de su obra «Lauda Jerusalem»

Navarro nace en Marchena en el año 1530. Este realizó la labor de cantor en varias catedrales de la geografía andaluza, entre ellas las de Jaén y Málaga. Fue dirigido por otro de los compositores celebres de la polifonía española, el sevillano Cristobal de Morales. Para Hispalensis, Cristóbal fue un hito importante en su vida. La relación con de Morales y el hecho de la muerte de este, sería un momento determinante en su carrera, ya que debido a su muerte, dejaría vacante su maestría en la Catedral de Málaga y el marchenero decidiría opositar a su puesto en el año 1554. La respuesta del cabildo de Málaga a su oposición fue negativa, la adversidad le haría reflexionar, para diez años más tarde conseguir sus propósitos. Esto le hizo crecer y conseguir que su vida fuera exitosa. Debemos entender que durante esta oposición se enfrentó a otro gran compositor y polifonista sevillano Francisco Guerrero, por lo tanto, no fue una oposición fácil.

Cristóbal de Morales, Maestro de Hispalensis

Un fracaso te puede enseñar el camino,  prueba de ello, es que el 26 de febrero de 1564 consigue ser nombrado Maestro de Capilla de la catedral abulense, lugar donde sería maestro del polifonista español por excelencia Tomás Luis de Victoria. Hispalensis fue el primero en formarlo musicalmente, ahí se demostraría que tener un maestro que te haga conocer y crecer es la primera semilla para el éxito. Juan Navarro siguió teniendo relación con muchos de los grandes de la música renacentista española. Dejaría la capilla abulense dos años más tarde, para ser nombrado Maestro de Capilla de la catedral salmantina. Tras este paso, no dejaría la provincia de Salamanca hasta pasados otros diez años.

Coro de la Catedral de Ávila.

En su estancia en la capital charra, conocería a dos grandes de la música en España. Francisco de Salinas y el rondeño Vicente Espinel, precursor del sexto orden en la vihuela, el cual alabaría la labor del maestro marchenero. Vicente Espinel elogió la influencia que tuvo Hispalensis en el coro de la Catedral de Salamanca. Antes de dejar la provincia de Salamanca, trabajaría en la Catedral de Santa María en Ciudad Rodrigo. El zenit de su carrera sería su labor en la Catedral de Palencia, donde fue nombrado el 17 de Octubre de 1578 Maestro de Capilla de la catedral palentina, allí moriría justo dos años más tarde.

Comparte este artículo: